Definición y significado de Zoofilia

Los seres humanos y animales pueden coexistir bastante bien, siendo buenos acompañantes, mascotas, amigos y demás. Pero hay ocasiones, donde ocurren situaciones atípicas y nos centraremos en ellas.

Una situación atípica es una situación que no es normal, que es poco recurrente, pero no quiere decir que no ocurra. Ese es el caso de la zoofilia, es una de las muchas parafilias que tiene el ser humano con respecto a sus deseos sexuales.

Donde básicamente una persona siente y practica actividades sexuales con animales. La palabra viene del griego “zoon” y la palabra “philia”, las cuales significan animales y amor. A esta actividad también se la conoce como bestialismo, bestialidad, zoosexualidad y zooerasia, todo dependiendo de distintas culturas y países.

¿De dónde viene la Zoofilia?

Desde tiempos antiguos se tiene registros de la zoofilia, el primer registro histórico conocido, es el relato que aparece en la biblia sobre Sodoma y Gomorra, pinturas de artistas, y muchos relatos históricos de distintas culturas.  Actualmente, incluso se pueden mostrar algunas bioseries en donde se muestre esta inclinación sexual explícitamente.

La sexualidad humana es muy amplia y variada, por tal motivo existen incontables estímulos que provocan el deseo sexual. Desde el deseo sexual normal de un hombre por una mujer con determinadas características, o bien entre personas del mismo sexo. Pero hay casos donde dicho deseo sexual, incluye objetos atípicos, o animales, los cuales pueden ser perjudiciales para la salud.

No se sabe con exactitud de donde proviene la intención o el deseo de querer relaciones sexuales con los animales. Tal vez sea parte de una emocionalidad inconsciente, donde la antropia (ciencia que estudia la acción del ser humano con la naturaleza) no es capaz de llegar.

Toda parafilia es conocida como una perversión sexual desmedida e inmoral, y algunas de ellas suponen un daño o un abuso hacia otros seres. Tal y como ocurre con los pedófilos, donde una persona zoofílica no mide el daño que puede ocasionar al animal, o así mismo.

Deseo sexual trastornado

Esto hace automáticamente que una persona cree una autoadaptación de lo que es el placer sexual. En concreto, son personas que se avergüenzan de sus propios actos, lo que causa sensaciones de malestar y ansiedad; lo que termina de facilitar su deterioro a nivel social.

Todos los seres humanos son sexuales, su nivel de atracción hacia otra persona, o en este caso animal puede ser variable. Donde básicamente, algunos se decantan por un animal, otros por más de uno, es decir, se sienten atraídos por más de una especie animal.

Quizá lo más probable es que busquen sustituir su imposibilidad de tener relaciones con otro ser humano, con cualquiera de los animales con los que se convive diariamente.

¿La zoofilia se da solo con personas de un solo sexo?

Las estadísticas indican, que tanto hombres, como mujeres han recurrido a esta práctica de tener relaciones sexuales con aminales, así que no hay mayor peso en uno, o en el otro. Se cree que el nombre es un animal, pero racional, según los dichos históricos de Aristóteles, pero nada que ver con la zoofilia como tal.

Es cierto, que algunas culturas tienden a ir más estadísticamente por los hombres, sin embargo, como te lo indicamos al principio, el deseo sexual de los seres humanos es muy variado y amplio. Otro aspecto sumamente interesante es que la ciencia ha podido comprobar, que la zoofilia no se utiliza exclusivamente para el ámbito sexual.

Zoofilia dentro de la psicología y sociología

En psicología y sociología puede hacer uso en diversas ocasiones de la palabra zoofilia, pero no están referidas a la actividad sexual. La palabra también hace referencia a la atracción erótica hacia los animales, o al contacto visual con estos.

Entonces es realmente desde el punto de la sociología y la psicología tiene mucho que ver, ya que puede que, desde este punto, es donde nace la fijación erótica en los animales, el canal que lleva a la excitación misma, hasta terminar en el acto sexual.

El mundo animal puede ser visto por múltiples vías, tanto presencialmente, como por cualquier otro medio, tal como la tv, internet, y el safari fotográfico.

Lo peligroso de practicar la zoofilia

El contacto sexual entre un ser humano y un animal conlleva riesgos reales para su salud, tal y como ocurre con los propios humanos con las enfermedades de transmisión sexual. Existen áreas donde las lesiones físicas y reacciones alérgicas son más propicias en zonas de contacto donde haya fluidos vaginales, semen, orina, saliva, heces, sangre de animales.

The Journal of Sexual Medicine, asegura que tras diversos estudios, los hombres que mantienen una postura de mantener relaciones sexuales zoofílicas tienen un riesgo elevado de contraer cáncer de pene.

Las razones serían que en el miembro viril estaría expuesto a mucosas y fluidos de los animales, los cuales contienen bacterias distintas a las del cuerpo humano. Lo que genera a su vez pequeño traumatismos en el pene lo que ocasiona que estén aún más expuestos a dichas bacterias.

En una entrevista realizada a 500 hombres aproximadamente, de entre 18 y 80 años de edad, resultó que el 35% (175 personas) de ellos admitieron tener relaciones sexuales con un animal. De los cuales, 18 padecían cáncer de pene, más del 10%.

Lo mismo ocurre con la mujer, si la vagina, la cual es sumamente sensible, se expone a todo tipo de bacterias, y organismos que son recurrentes en un animal por más domesticado que esté el mismo.

¿Se puede curar la zoofilia?

Debido al tabú que es para la sociedad dicha parafilia, no se puede matrizar un método efectivo para tratarla es un tratamiento con un psicólogo, de modo que la vergüenza, ni la privacidad sean un problema.

De manera general, los zoofílicos son personas con baja autoestima, y su contacto social es muy bajo, por tal motivo sus relaciones con otros humanos son malas. Lo que ayudaría es que el profesional ataque esas áreas de manera de reconducir sus impulsos sexuales.

Es un tratamiento sumamente complejo, pero es posible llevarlo a cabo con un psicoterapéutico, que atienda a todas las secuencias conductuales y cognitivas de una persona.

Admin
Notificarme de próximos comentarios
Notificarme de (elija la opción preferible)
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments