Definición y significado de electricista

Un electricista es un profesional encargado de realizar instalaciones y reparaciones dentro del ámbito de la electricidad, suelen estar especializados, sobre todo, para labores de maquinaria e iluminación.  Dentro de la profesión, sin embargo, se pueden distinguir varias especialidades, y están determinadas por el tipo de trabajo específico que deban realizar.

A grosso modo, se pueden separar dos ramas principales, electricista experto en instalaciones domiciliarias y electricista experto en instalaciones industriales; la principal diferencia entre ellos, como su nombre lo indica, radica en el espacio y tipo de equipos en los que cada uno está especializado.

En general, al hablar de un electricista, se habla de una persona designada para ensamblar, instalar, probar e incluso determinar fallas o desperfectos   en cables, dispositivos de control, o elementos fijos electrónicos.

Es necesario que estén debidamente capacitados para resolver conflictos o inconvenientes que se presenten en un momento dado, mediante el seguimiento de procesos o protocolos establecidos o, si fuera necesario, empíricamente, teniendo en cuenta parámetros y variables específicas para cada problema. Siendo estas sus principales competencias, un electricista debe estar preparado para atender llamados de emergencia y solucionar cualquier situación de esta índole en cualquier momento.

En la mayoría de los casos, ese tipo de profesionales trabajan de forma independiente. Aun así, lo más común es que desempeñen sus funciones a través de contratistas eléctricos, jefes de obra, o departamentos de mantenimiento, por lo tanto, están siempre trabajando mano a mano con otros profesionales de distintas áreas para lograr el funcionamiento en general de una estructura, equipo o conjuntos de ellos.

Tabla de contenidos

Tipos de electricista

La carrera de los electricistas, generalmente cuenta con más de una etapa, lo que les permite ser versátiles profesionalmente y contar con la capacidad de encargarse de diferentes tareas con grados diferentes de complejidad. En función de eso, además capacitarse para realizar tareas específicas de acuerdo al trabajo particular que realizarán, deben pasar por diferentes niveles o fases en su formación.

La clasificación puede ser:

1. En función al grado de formación:

  • Aprendiz electricista. El aspirante deberá iniciar su formación, preferiblemente en una institución que sea capaz de instruirle en cuanto a las nociones básicas de electricidad, y así mismo, le permita iniciar en la labor como observador y aprendiz de electricistas más experimentados. La formación suele regirse por reglas y leyes comunes según la normativa legal del lugar geográfico donde se imparte y suele darse en una fase teórica, precediendo la parte práctica, donde se aplican los conocimientos obtenidos previamente.
  • Electricista Oficial. Es el grado obtenido tras haber completado algún programa de formación, entonces, se es un electricista certificado o con licencia.   Le será posible aceptar contratos o trabajar de forma independiente, a pesar de ello, según el lugar, aplican algunas restricciones. A partir de acá, el electricista puede elegir formarse como especialista en un área.
  • Maestro Electricista. Es el grado obtenido después de trabajar como oficial por un tiempo, que generalmente son dos años. Para lograr el grado, deberá solicitar ante el ente indicado la licencia como Maestro, así mismo, deberá como norma general, aprobar ciertos exámenes que varían de acuerdo a las leyes del país, ciudad o estado. La principal ventaja de esta fase, implica la posibilidad de liderar equipos de trabajo y formar nuevos aprendices.
  • Contratista eléctrico. No es necesario que todos los electricistas, llegado este punto, se conviertan en contratistas, lo que significa que es un grado opcional. Los contratistas eléctricos suelen ser propietarios de pequeñas empresas que prestan servicios, que contratan a otros electricistas para realizar distintos trabajos, de acuerdo al caso.

2. En función a la labor específica que desempeñan:

  • Electricista residencial.  Se trata de un electricista con licencia, que tiene cierta libertad de elegir el tipo de trabajo que realizará. Este tipo de electricistas están dedicados a la instalación, revisión y mantenimiento de instalaciones y dispositivos eléctricos dentro de pequeñas residencias, por lo que generalmente se trata de sistemas sencillos y pequeños. Pueden laborar en nuevas construcciones, o en estructuras preexistentes; en este sentido, es usual que trabajen para contratistas eléctricos.
  • Electricista comercial. Como su nombre indica, trabajan en edificios comerciales. Este tipo de sistemas eléctricos son diferentes y un poco más complejos que los residenciales, sobre todo por la extensión de los mismos. De manera que, para desempeñar esta función como electricista, es común que se requiera cierto tiempo de experiencia previa. También puede ser realizado en nuevas estructuras o en edificios preexistentes.
  • Electricista industrial. Su trabajo dará mayormente orientado al manejo y supervisión de sistemas más complejos y centrales eléctricas. Por tanto, se habla de mayores competencias y exigencias que en las demás áreas. Para desempeñar estas labores, será imprescindible contar con experiencia laboral y de aprendizaje con un electricista industrial.

Funciones del Electricista

A pesar de que, cada trabajo o contrato tenga sus exigencias y competencias personalizadas, en general, se pueden enumerar las siguientes como las funciones principales de un electricista:

  1. Lee planos, interpreta bocetos de elementos eléctricos dentro de los planos. Así mismo, conoce e interpreta códigos eléctricos para determinar la posición del cableado o puntos de control.
  2. Puede ubicar e instalar diferentes tipos de equipos eléctricos: garantizando que, estén correctamente ubicados, que sean operativos y que sean seguros para las personas y el medio ambiente.  Así mismo, están en capacidad de realizar reparaciones o modificaciones, para cumplir con estos parámetros.
  3. Detectar fallas y desperfectos en componentes o fases específicas de diferentes instalaciones eléctricas dentro de una estructura. Además, deberán ser capaces de reemplazar segmentos averiados, o desinstalarlos.
  4. Programar mantenimiento preventivo, y llevar un registro: probar equipos, verificar el flujo de la corriente, el voltaje y resistencia, con los dispositivos determinados para ese fin; garantizar que las operaciones cumplan con la normativa y brindar soluciones a problemas de diseño de instalaciones.

5. Realizar análisis, recopilación y cálculo de datos.

Los electricistas son requeridos en todas partes del mundo, por lo que puede decirse que es una profesión demandada y lucrativa. Es su experiencia y amplia formación lo que les permite siempre lidiar con situaciones de estrés, peligro o emergencia de la mejor forma posible.

Admin
Notificarme de próximos comentarios
Notificarme de (elija la opción preferible)
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments